(Artículo publicado por Marie Huillet con el mismo título en CoinTelegraph)

La Enterprise Ethereum Alliance (EEA) ha lanzado una Iniciativa de Taxonomía de Token (Token Taxonomy Initiative) neutral con respecto a blockchain, en asociación con importantes empresas, según un comunicado de prensa de la EEA el 17 de abril. La iniciativa tratará de definir los tokens en términos intersectoriales y no técnicos, en un intento de impulsar la adopción a escala de tokens de la empresa.

La EEA se describe a sí misma como “una organización de estándares dirigida por sus miembros, cuya premisa es desarrollar especificaciones abiertas de blockchain que impulsen la armonización y la interoperabilidad”. Entre los miembros de la iniciativa se encuentran la consultora global Accenture, los principales bancos Santander y JPMorgan Chase, la incubadora de blockchain ConsenSys, la empresa que forma parte de las cuatro grandes firmas de auditoría, EY, los gigantes tecnológicos Intel, Microsoft e IBM, el consorcio blockchain R3, el centro de estudios internacional The Blockchain Research Institute, la empresa de investigación y desarrollo blockchain Clearmatics, entre otros.

 

La nueva Iniciativa de Taxonomía de Token tendrá como objetivo establecer un conjunto compartido de términos y definiciones para los tokens —cualquiera que sea la blockchain de la que deriven— como piedra angular para las empresas y los desarrolladores.

La estandarización, argumenta Ron Resnick, director de la EEA, puede desbloquear el uso sin fricciones de los tokens “para servir como, o proporcionar acceso a, un conjunto de bienes, activos financieros, valores, servicios, valor o contenido” dentro de las aplicaciones blockchain de grado empresarial.

Además de aclarar el concepto y el alcance del modelo de token, la iniciativa tratará de abordar los casos de uso, la taxonomía y la terminología y las especificaciones técnicas.

Con este fin, el proyecto tratará de establecer normas técnicas que puedan contrarrestar la fragmentación entre múltiples protocolos de cadenas de bloques y garantizar la interoperabilidad entre las plataformas y los casos de uso, ya sea que los tokens sirvan para fines similares a la moneda o representen activos únicos.

 

La iniciativa se estructurará para incluir un marco de taxonomía de token acompañado por una iniciativa educativa, que se llevará a cabo a través de talleres de definición de tokens estructurados.

Como ya se ha informado anteriormente, la EEA —que cuenta con más de 500 miembros— está comprometida con la elaboración de normas estándar para tokens, que comenzaron centrándose en las especificaciones de Ethereum (ETH). A finales de 2018, Hyperledger y la EEA anunciaron sus mutuos miembros asociados.

La organización amplió su alcance mundial con la apertura de una oficina regional en China en febrero de este año. Ese mismo mes, la EEA anunció la creación de un grupo operativo denominado “token task force” (grupo de trabajo para tokens), que se centraría en el ERC-20 fungible derivado de ETH y en los tokens no fungibles del ERC-721.