(Artículo publicado por Cassio Gusson con mismo título en CoinTelegraph, basado en artículo de Ronaldo Lemos en Folha de São Paulo)

El Estado de Río Grande del Norte es el primero de Brasil en reconocer como válida la utilización de blockchain para certificación digital.

Ahora, empresas, micro emprendedores y demás empresarios pueden usar soluciones basadas en blockchain para registrar la veracidad de la información de su empresa. De esta forma, una firma registrada en blockchain pasa a tener valor jurídico y administrativo. Mientras tanto, en el resto del país, las firmas digitales sólo se validan a través de la emisión del “Certificado Digital”, una herramienta centralizada que está disponible en Brasil desde 2001, tras la creación de la Infraestructura de Llaves Públicas Brasileña – ICP Brasil.

La aceptación de blockchain fue posible por medio de la aprobación de la ley 10.513, de mayo de 2019 que pasa a aceptar cualquier otro tipo de sistema “capaz de demostrar la unicidad de la firma de una institución” específicamente detallando que pasan a ser aceptados “modelos de criptografía de clave pública y privada verificados por auditoría pública por base de datos comunes”, dice la ley.

“Parece un pequeño paso, pero es el inicio de un camino que puede llevar a la digitalización de los servicios públicos y acabar con la burocracia, concretando los ideales de tecnología gubernamental”, dijo el columnista Ronaldo Lemos.

El Cointelegraph reportó que en marzo, en la quinta cámara de Derecho Privado del Tribunal de Justicia de Sao Paulo, Fernanda Gomes Camacho, consideró válido un registro de autenticidad almacenado en blockchain. La magistrada afirmó que la custodia de las pruebas a través de la tecnología es “hábil para comprobar la veracidad de la existencia del contenido”.